Ante mi tumba

Como rayo veloz al infinito
partió mi alma, y dejó mi cuerpo
a formar parte de esta pieza de granito.

Donde la materia a través del tiempo,
servirá de abono al volar mi espíritu.

Aquí, en este recinto donde estoy ahora
se funde todo lo que en vida existe,
la envidia, el pobre, el rico, la triste
situación es convertirse en nada,
lo grande o pequeño que en vida fuiste.

Autor: Prof. Pascual Chiunti Portuondo.

Ven a mi


El perfume embriagante de tus labios, y
expresión de tus lindos ojos, es la morena de
cantares sabios que inspira el poeta con sus
claveles rojos.

La amable ternura de tu mirada, tímida
veces y otras enamora, y esa sonrisa soñadora
que derrama una flor enamorada.

Crisálida que sueñas orgullosa lucir el velo de
tus ricas galas, y transformada en bella
mariposa seguir el vuelo con tus suaves alas.

Ven a mí, ven a mí ¡Amor mío! que mi alma
ardiente aquí te espera con los brazos
abiertos, temblando y frío, esperando esa
flor de primavera.

Autor: Prof. Pascual Chiunti Portuondo.

Nada

 Soneto

Vagan entre la nada mis ensueños
como formó Dios De nada al paraíso,
Yo sólo se que soy nada, en lo que hizo
Dios con su virtud del mundo dueño.

Cuando pongo mis sienes en la almohada,
y empiezo a recorrer el infinito,
me siento que la vida es un granito
que flota alrededor de mi morada.

De la vida ignorado está su origen
la materia en su fin es transformada,
como tierra muerta en que ayer fue virgen.

Dos puntos que la ciencia entusiasmada
rebusca el enigma que al mundo aflige,
la vida y la muerte, ¡Qué solo en NADA!

Autor: Prof. Pascual Chiunti Portuondo.

Noche Buena

   Nativa de una tierra santa,
encajes de una noche que levanta
el espíritu de tus gentes,
que se agitan en la cuidad,
comprando lentejuelas y adornos
para festejar la Navidad.

   Noche Buena que dulcifica
y en platillos se disipa
con gusto enorme al paladar,
que año con año se aplica
dando rienda suelta el sentimiento,
de ese ambiente de años e intento
de lo que la noche buena significa.

   Unir lazo de amor
es la esencia que representa,
la reunión de la familia
que en esta noche concilia
el recuerdo de queridos seres
que se han ido al Eterno Oriente
cumpliendo con sus deberes.

   Esa luz del pensamiento
que ilumina el universo,
son las estrellas del firmamento
que hoy nos reúne con un beso.

   Noche Buena, Noche Buena
deseo que nunca se acabe,
que la esencia de tus manjares
perdure esta noche suave
con la presencia de mi MADRE.

Fin De Año

   Quiero evocar a Dios, en ésta noche,
cuando faltan pocos minutos de este día,
y pedirle de frente, y sin reproche
al compás de villancicos y melodías,
la despedida de este año que se va,
e implorar que el próximo sea mejor
y que nos dé a todos el calor,
te amamos mucho más.

   Quiero evocar a Dios, en esta noche,
para pedirle paz en esta tierra,
que las razas de los continentes
se amen con amor profundo,
desechando las ideas de las mentes
de los hombres que piensan en la guerra,
de los hombre que no actúan con gentes,
de los hombres que acaban con el mundo.

   Por todo esto,
te pido Dios, paz por un segundo,
y permíteme levantar mi copa,
y brindar con este vino,
lleno de ilusiones.

   Y que mi corazón desaten las pasiones
para desearles a todos juntos,
paz en todos los rincones de la tierra.

   Planeta en que habitamos muchos seres,
amantes de la paz y de la guerra.

   Quiero evocar a Dios, en ésta noche,
y levantar su copa con la mía,
y pedirle a Dios de frente y sin reproches
que nos de un poco de paz y armonía,
¡Quiero evocar a Dios! ¡En ésta noche!.

   Prof. Pascual Chiunti Portuondo.